fbpx

¡Olvida el estrés! Este verano, cuida de tu dentadura

Relax para la salud dental

Sin duda, uno de los aspectos que más disfrutamos del verano es la posibilidad de tener, al fin, unas buenas vacaciones. La época estival es perfecta para deshacernos de las tensiones del día a día ocasionadas por la rutina y el trabajo. En definitiva: es el momento ideal para darnos un respiro. Sin embargo, lo que muchas personas no tienen en cuenta cuando por fin se entregan al relax es todo lo que ganamos en salud dental evitando el estrés.

Los efectos del estrés en nuestro cuerpo

Generalmente, a la mayoría nos resulta familiar la larga lista de efectos perjudiciales que el estrés provoca en nuestro cuerpo. Desde síntomas leves -pero molestos- como dolores de cabeza y trastornos del sueño, hasta problemáticas de gravedad como problemas de espalda, depresión o el riesgo a infartos. Sin embargo, existen otros síntomas que tienen que ver con nuestra salud bucodental y que, a menudo, se pasan por alto cuando vivimos en estado de constante tensión.

Los nervios pueden traducirse fácilmente en enfermedades como el bruxismo y en trastornos de la articulación temporomandibular (ATM). Su aparición supone varias sintomatologías, como por ejemplo sufrir de dolor al masticar o de molestias de distinto grado en el área de la mandíbula. El estrés también puede ser la causa de otras anomalías, como las caries o el mal aliento. En este último caso, la alteración se produce por los desarreglos digestivos que el estómago padece cuando nos encontramos tensos.

Bruxismo y trastorno de la ATM 

Entre las molestias de orden bucodental que supone el estrés, hemos mencionado el bruxismo y los trastornos de la ATM. En el caso del bruxismo, esta anomalía supone la causa de una gran cantidad de dolores cabeza. Se produce cuando, de forma involuntaria, apretamos la mandíbula. Este fenómeno, si bien puede darse en personas de cualquier sexo y edad, es muy habitual en adultos sometidos a situaciones de estrés. Suele hacer acto de presencia mientras dormimos, es decir, cuando nos liberamos de las tensiones del día de forma inconsciente. 

Las consecuencias de este constante rechinar de dientes entre las piezas dentales superiores e inferiores da como resultado el desgaste dental, además de otras molestias como la cefalea y dolores de tipo muscular. Por otra parte, los trastornos de la ATM son el resultado de desórdenes producidos en el área de la mandíbula (músculos, articulaciones y nervios). Sus síntomas se asocian a un dolor facial crónico que también puede deberse al estrés y a la tensión.  

En cualquiera de ambos casos, es muy importante tratar la raíz del problema -el estrés- para minimizar las patologías asociadas. 

Visita a tu dentista 

Si en el transcurso del año, padeces situaciones de estrés y notas que tu salud bucodental se está resintiendo, no dudes en contactar con nosotros. En la Clínica Ferso contamos con todos los medios necesarios para realizar un diagnóstico detallado; así, definiremos el tratamiento más adecuado para aliviar los síntomas y reducir el impacto dental y mandibular. 

No lo dudes: este verano, relájate, deshazte del estrés y visita a tu dentista. 

Leave a Reply