fbpx

Sensibilidad en los dientes y frío: cómo prevenir molestias

sensibilidad en los dientes y frío

Sales a la calle de buena mañana y tu aliento se transforma en vaharadas de vapor. ¡Han bajado las temperaturas! Sin embargo, por mucho que te abrigues de cara al invierno, no podrás evitar sentir con mayor intensidad las molestias de la sensibilidad dental. En este post, te explicaremos la relación entre sensibilidad en los dientes y frío, también te daremos algunos consejos para solucionar esta problemática. 

¿Qué causa la sensibilidad en los dientes?

La sensibilidad dental es una patología muy común que se manifiesta con una sensación de dolor en los dientes muy incómoda. Esto se produce cuando la dentina pierde la protección natural, quedando expuesta a que cualquier agente externo afecte a las terminaciones nerviosas. Las bajas temperaturas del invierno suelen agravar los síntomas, haciendo que incluso el hecho de respirar aire frío inflija dolor. Además, gestos tan habituales como consumir una bebida caliente pueden implicar incomodidad.

Son muchas las causas que pueden provocar sensibilidad en los dientes. Una de las más habituales es descuidar las rutinas de higiene dental, así como llevar a cabo algunos hábitos que pueden dañar los dientes y dejarlos desprotegidos. Otro factor muy común es el consumo de bebidas o alimentos azucarados, cuyos ácidos terminan haciendo mella en la salud de los dientes y encías. Finalmente, la sensibilidad en los dientes puede estar ocasionado por un uso indebido de los tratamientos de blanqueamiento dental (por ejemplo, utilizar métodos caseros para cambiar el tono de los dientes). 

Sensibilidad en los dientes y frío: cómo combatirla 

Tratar esta patología es muy importante, no solamente porque la sensibilidad en los dientes y el frío resulta una combinación molesta y dolorosa, sino porque también puede derivar en otros trastornos bucodentales. Una dentadura sin tratar puede ocasionar problemas como caries o, incluso, enfermedades periodontales -de las encías-. Por esa razón, es muy importante realizar revisiones odontológicas con cierta periodicidad, así como acudir al dentista a la mínima molestia. 

Además, existen algunos consejos que puedes tener en cuenta a la hora de cuidar tus dientes y encías para evitar este trastorno:

  • Desecha la idea de utilizar pastas de dientes con carbón activado u otros métodos caseros de blanqueamiento dental. Estas prácticas resultan abrasivas para el esmalte dental. Si quieres blanquear tus dientes, confía en un profesional odontólogo para que lleve a cabo el tratamiento en una clínica dental. 
  • Cuida tus rutinas de higiene bucodental. Es importante mantener unos hábitos de limpieza regulares, incluyendo los cepillados tras las comidas. El uso de hilo dental es imprescindible para evitar que queden restos de comida adheridos entre los dientes.
  • Adapta tu kit de higiene dental a tus necesidades. Para mantener una buena salud bucodental debes tener en cuenta aspectos como renovar el cepillo de dientes cada tres meses, utilizar dentífricos poco agresivos y hacer uso de colutorios según las recomendaciones de tu dentista. Además, es esencial procurar no ejercer un cepillado demasiado agresivo que pueda dañar tus dientes o tu esmalte. 
  • Evita los cambios bruscos de temperatura. En cuestión de sensibilidad en los dientes y frío, tendrás menos problemas si procuras consumir bebidas templadas, a temperaturas poco extremas. 

Para disfrutar de una sonrisa sana en invierno -y todo el año-, sin problemas de sensibilidad dental, ponte en manos de los profesionales de nuestra Clínica Dental Ferso. Pide tu cita pinchando en este enlace o llámanos al teléfono 92 551 43 22 (Illescas, Toledo) o al 918 71 52 95 (Arganda del Rey, Madrid).

Leave a Reply